Saltar al contenido

Porcelánico imitación madera, una opción versátil y duradera

Hoy en día los avances tecnológicos en el sector cerámico han hecho posible que las imitaciones de elementos naturales, como es en este caso el porcelánico imitación madera, sean excepcionales, consiguiendo una copia casi exacta a la madera natural.

Ventajas en la elección de porcelánico imitación madera.

En el proceso de fabricación del porcelánico imitación madera se utilizan una especie de ‘fotocopiadoras’ que copian a la perfección cada detalle de la madera, sus tonalidades, sus nudos y en algunos casos hasta su textura.

Veamos las ventajas que nos ofrece la elección de un porcelánico imitación madera:

Durabilidad y resistencia 

Los pavimentos porcelánicos imitación madera son resistentes y duraderos sin renunciar a la calidez y la confortabilidad que da la madera. Decimos resistente porque el porcelánico imitación madera permite un alto transito gracias a las características que nos ofrece el porcelánico, por lo que puede utilizarse tanto espacios públicos (muy transitados) como en espacios domésticos.

Tanto en interior como en exterior. Y en este ultimo caso sin necesidad de mantenimiento como ocurre con la madera natural. Puede mojarse, que no alterara su aspecto. En la serie Outi o la serie Nebraska tenemos el mismo modelo en acabado nomal en interior y acabado antideslizante para exterior.

Versatilidad 

El porcelánico imitación madera garantiza la continuidad de nuestros espacios, ya que puede utilizarse en baños, cocinas o exteriores. Evitando así el cambio de cerámica de una estancia a otra. Aspecto que nos dará siempre mucha mas amplitud y creará armonía entre la diferentes estancias. 

Estética

Combina con diferentes estilos. Espacios clásicos o modernos, en cualquiera encajará a la perfección. La amplia gama de colores y acabados que existen en el porcelánico imitación madera nos permite infinidad de combinaciones.

Mantenimiento y limpieza

Si hablamos de limpieza, el porcelánico imitación madera es muy recomendable; son suelos muy sufridos gracias a su serigrafía, tanto por los cambios de tono como por sus nudos y vetas.

Son fáciles de limpiar, no requieren un mantenimiento especial, simplemente con agua y jabones neutros. Su uso continuado no alterará su aspecto inicial.