Saltar al contenido

Las ventajas de poner césped artificial en tu terraza

Poner cesped artificial en terraza

Si quieres dar a tu terraza un nuevo aire más natural y tener tu propio jardín en ella, no lo dudes, poner césped artificial en terraza es tu mejor opción. Una gran idea que puedes trasladar a otras zonas de la casa como el balcón o, incluso, zonas interiores del hogar, ya que, es un material que se adapta perfectamente a todo tipo de estancias.

El césped artificial llenará tu terraza o tu balcón de vida, les dará un colorido especial, les aportará una gran naturalidad y ahorrarás tiempo y dinero en su mantenimiento. Además, podrás aprovecharte de todas las ventajas que proporciona el césped artificial para terraza.

7 ventajas de tener una terraza con césped artificial

Instalación en cualquier terreno: es probable que tu idea de plantar césped sea la de alisar perfectamente una zona concreta con tierra, echar un abono especial y colocar el césped encima. Pero con el césped artificial no es necesario todo este proceso. Lo podrás colocar encima de cualquier terreno, incluyendo suelos de baldosas, de cemento, de madera, etc. Por ello, colocar césped artificial en terrazas es algo bien sencillo.

Césped durante todo el año: otra de sus ventajas es que es muy duradero y siempre está igual en cuanto a su aspecto, sin importar la época del año. Algo que no ocurre con el césped natural, que se ve muy afectado en su aspecto durante el otoño o el invierno, por la lluvia o las heladas, incluso durante el verano por la gran cantidad de calor y de agua que solemos echarle, pudiendo quemarse y quedarse amarillo. Con el césped artificial puedes tener seguro que se mantendrá siempre en perfecto estado y no tendrás que cambiarlo cada año porque se ha dañado.

Si no tienes patio, podrás tener un pequeño jardín: ¿Un jardín en la terraza? No, no estamos locos. Si te encanta la naturaleza, qué mejor que crear tu propio jardín, aunque no tengas un patio para ello. Aprovecha tu terraza o balcón, pon césped artificial y añade flores y plantas en maceta, creando un precioso jardín que será la envidia de todos tus vecinos.

Ideal si tienes animales: tener césped natural en tu patio si tienes animales, va a suponer siempre que estos acudan a él para comerse la hierba, para revolcarse o para hacer sus necesidades, y es que les encanta el césped. Esto puede producir problemas con este tipo de césped, pero no con el césped artificial. Si tienes césped artificial en terraza y tus mascotas hacen sus necesidades, podrás limpiarlo fácilmente con agua, sin que el césped quede dañado o amarillento.

Terraza con cesped artificial

Mantenimiento más sencillo: si te preguntas cómo poner césped artificial en terraza, debes saber que es algo bastante sencillo que puedes hacer tú mismo. Y su mantenimiento también es muy sencillo, ya que, no tienes que echarle abono o regarle. Simplemente podrás limpiarlo con un cepillo o una aspiradora cuando acumule hojas u otros elementos que lo ensucien. Y si acumula polvo, puedes darle un pequeño manguerazo o mojarlo más cuidadosamente con un cubo de agua y una esponja o bayeta.

Siempre verde: ya lo hemos comentado, no importa que haga frío o calor, lluvia o sol, que haya heladas o temperaturas de 40º, el césped artificial no se verá dañado y no se pondrá amarillo o incluso negro cuando hay exceso de calor y agua. Siempre tendrá ese precioso color verde para llenar de vida y colorido a tu terraza o balcón.

Ahorro de tiempo y dinero: instalar césped artificial en terraza puede suponer una inversión grande al principio, aunque todo dependerá de los metros que necesites y normalmente no serán muchos. Pero sea como sea, se trata de una inversión a muy largo plazo, ya que no se va a estropear en muchos años. Además, el tiempo y el dinero que ahorras en su instalación y, sobre todo, en su mantenimiento, hace que esa inversión quede totalmente amortizada.

Aparte de todas las ventajas de poner césped artificial en terraza, hay que destacar que no es un material inflamable, por lo que podrás realizar barbacoas sin temor a que el césped se queme, y no se verá afectado por ninguna plaga, como los pulgones, que dañan habitualmente al césped natural.